Adegi. Memoria 2009

Descargar memoria PDF (14 MB.)

Coyuntura económica 2009

2009: el año de la Gran Recesión

La economía guipuzcoana mantiene un perfil de salida de la crisis similar a la Unión Europea.

PIB. Tasa trimestral

PIB. Tasa trimestral

Durante el año 2009 hemos estado inmersos en una de las peores crisis de la historia moderna. Aunque el cambio de ciclo comenzó en la mayoría de los países en 2007 y la recesión económica se precipitó en 2008 como consecuencia de la crisis de las hipotecas subprime y el ulterior colapso del mercado interbancario, ha sido a lo largo de 2009 cuando hemos visto tasas de decrecimiento no registradas con anterioridad para las variables más importantes que describen la economía.

Lo que ha convertido esta recesión en una de las peores que se recuerdan, especialmente en los países desarrollados, ha sido por un lado la extraordinaria sincronía mostrada por las economías más importantes y por el otro la simultaneidad de diferentes tipos de crisis, una crisis financiera, una crisis inmobiliaria (de diferente intensidad según los países) y una crisis industrial que unida a una importante crisis de confianza han tenido como consecuencia una contracción de la producción mundial en torno al -0,8% y de la producción de las economías avanzadas en conjunto del -3,2% en 2009. Por el contrario, los países en desarrollo y emergentes han logrado crecer en conjunto algo más del 2%, gracias sobre todo a la evolución de las economías emergentes asiáticas, China e India.

Esta crisis de dimensiones excepcionales ha exigido asimismo políticas económicas excepcionales. En primer lugar los bancos centrales implementaron medidas orientas a atenuar los problemas de liquidez de los mercados financieros. Los gobiernos por su parte, han puesto en práctica importantes paquetes de estimulo que todavía hoy siguen en vigor y probablemente se mantendrán mientras la situación no se estabilice. Con la ayuda de todas estas medidas, la mayoría de las economías tocaron fondo en el segundo y tercer trimestre de 2009 para comenzar a experimentar crecimientos inter-trimestrales, especialmente en EEUU, donde la reactivación parece tener más fuerza que en Europa.

Después de tres trimestres de contracción, la economía guipuzcoana ha mostrado crecimientos inter-trimestrales durante el tercer y cuarto trimestres de 2009, aunque la recuperación aún se asienta sobre unos cimientos inestables.

Índice de Producción Industrial

Señal Ciclo Tendencia
Índice de Producción Industrial

Sin embargo, este aumento del gasto ha supuesto también un deterioro notable de las cuentas públicas de la mayoría de los países y un aumento de las tensiones en los mercados financieros. Gipuzkoa tras tres trimestres de contracción (el último de 2008 y los dos primeros de 2009), registró en el tercer y cuarto trimestre del año crecimientos inter-trimestrales positivos, si bien aún la recuperación se asienta sobre unos cimientos inestables. Esto supone que a pesar de que Gipuzkoa entró en recesión con dos trimestres de retraso respecto a la Zona Euro, ha registrado la primera tasa de crecimiento al mismo tiempo que ésta y con apenas un trimestre de retraso respecto a Alemania y Francia, principales potencias europeas y clientes preferentes de nuestro territorio. A pesar de ello, durante el conjunto de 2009 la economía guipuzcoana se contrajo un -3,1% respecto al año anterior, lo que supone una caída del PIB mayor incluso que las registradas a principios de los 80, en pleno proceso de reconversión industrial.

Este importante deterioro de la economía se debe fundamentalmente a la evolución registrada por el sector industrial, que en 2009 experimentaba para el índice de producción industrial una disminución del -21% tras haber registrado ya en 2008 una caída superior al -4%. Sin embargo durante los tres últimos meses del año hemos visto crecimientos intermensuales positivos que parecen incidir en que la recuperación ha comenzado.

También el sector de la construcción ha experimentado a lo largo de 2009 un importante deterioro. El índice de coyuntura de la construcción de Euskadi muestra una caída casi del -13% para el conjunto del año, con especial importancia de la caída registrada por la edificación, aunque de menor intensidad en los últimos meses del año gracias al soporte de la Obra Pública.

Por lo que al sector exterior se refiere los datos también arrojan tasas negativas importantes. Las exportaciones disminuyeron en 2009 casi un -24% respecto al año anterior, año en el que el superávit comercial fue record, mientras que las importaciones lo hicieron en casi un -32%. La evolución de los últimos meses, aunque todavía no se puede catalogar de buena, abren una puerta a la esperanza: el comercio exterior muestra una mejoría durante los últimos meses que junto con la evolución de otras variables como las ventas en grandes superficies y del mercado minorista, la matriculación de turismos o la confianza del consumidor, apuntan a una cierta reactivación de la demanda.

El peor reflejo de esta crisis lo encontramos en la evolución del empleo. En el conjunto de 2009 el paro registrado ha aumentando en 8.425 personas en Gipuzkoa (un aumento interanual del 28% en diciembre), que coincide con la disminución del número de afiliados a la Seguridad Social de casi 8.500 cotizantes. Asimismo a lo largo del 2009 se han autorizado en Gipuzkoa 1.142 expedientes de regulación que han afectado a un total de 25.190 personas (el número de personas afectadas por los EREs contabiliza en más de una ocasión a aquellos trabajadores y trabajadoras que se han visto afectados por más de un expediente a lo largo del año).

Sin embargo, a pesar de estos datos, y quizá como consecuencia del mayor recurso por parte de las empresas guipuzcoanas a la única medida de flexibilidad (aunque limitada) que contempla la normativa laboral actual, Gipuzkoa es la segunda provincia con menor tasa de desempleo de España, el 8,95% (EPA, 4º trimestre), muy por debajo de la media nacional (18,8%). Aunque la situación todavía se presenta complicada para el 2010, con una demanda aún débil y una inestabilidad generalizada, parece que el camino de la recuperación ha comenzado, aunque se manifiesta como muy inestable y vulnerable. Pero los efectos de una crisis de estas dimensiones no son sólo de corto plazo: un estudio de la OCDE indica que la producción potencial se verá reducida en torno a un 2% para finales de 2010 como consecuencia, entre otras razones, de una menor inversión y una reducción de la tasa de ocupación.

Por ello, a pesar de que en la actual coyuntura se hace especialmente difícil pensar en el futuro, recuperar la competitividad mediante un férreo control de costes y aumentar la productividad, junto con la innovación y la internacionalización, deben estar en todo momento entre nuestras prioridades si queremos limitar los daños de este proceso recesivo y mejorar nuestro bienestar social.