Naturaleza

Si hay un color que define a Gipuzkoa es el verde, que sigue dando vida a sus numerosos espacios naturales. Si os gusta la naturaleza no podéis dejar de visitar sus principales parques naturales, como Aiako Harria (ubicado en el límite oriental de la provincia. En su llamativa masa granítica afloran los materiales más antiguos de Euskadi y las principales señas de identidad geológica y de la explotación minera durante más de 2.000 años); Aralar (ubicado en el límite suboriental, está formado por un área de 15 pueblos que componen la mancomunidad Enirio-Aralar. Tierra de pastores, destaca especialmente por sus amplios pastizales de montaña; Pagoeta (alberga infinidad de tipos de árboles, arbustos y otras plantas y, en él, destaca la ferrería de Agorregi y el caserío Iturraran, una granja del siglo XIV restaurada que hoy en día funciona como centro de acogida) y Aizkorri-Aratz (un lugar lleno de simbolismo, historia, cultura y religión).apoyo-naturaleza

Además de los parques naturales, Gizpuzkoa sobresale por sus valles como el de Errezil (con la silueta del monte Hernio a sus espaldas, están compuesto por suaves colinas, caseríos y pequeños pueblos así como pastos); Kilimon (ubicado en el municipio de Mendaro, también es conocido como la regata de Aranerreka y está considerado uno de los paraísos de la espeleología. Gran diversidad de flora, fauna, geología y rico patromonio etnográfico) y Lastur (situado en el municipio de Deba, es un valle de origen kárstico por lo que proliferan en él las conocidas como dolinas, cuevas y simas).

Volver arriba